Para tu tranquilidad, el mejor profesional Urología

La Urología como especialidad médico-quirúrgica se ocupa del diagnóstico y tratamiento de las enfermedades morfológicas renales y de las del aparato urinario y retroperitoneo que afectan a ambos sexos; así como de las enfermedades del aparato genital masculino, sin límite de edad.

Para tu tranquilidad, el mejor profesional Urología

La Urología como especialidad médico-quirúrgica se ocupa del diagnóstico y tratamiento de las enfermedades morfológicas renales y de las del aparato urinario y retroperitoneo que afectan a ambos sexos; así como de las enfermedades del aparato genital masculino, sin límite de edad.

Urología General

El tratamiento de las correspondientes enfermedades puede ser médico, con el empleo de todo tipo de fármacos, y quirúrgico, incluyendo intervenciones por vía abierta, laparoscopia, endoscopia y métodos radiológicos. La Urología es una especialidad médico-quirúrgica que se ocupa del diagnóstico y tratamiento de las enfermedades morfológicas renales y de las del aparato urinario y retroperitoneo que afectan a ambos sexos; así como de las enfermedades del aparato genital masculino, sin límite de edad.

Leer Más

Urología Oncológica

La urología oncológica direcciona su enfoque a prevenir, diagnosticar y tratar principalmente a través de procedimientos quirúrgicos los tumores (cáncer) del aparato urinario de ambos sexos (riñones, glándulas, uréteres, vejiga, uretra), tumores (cáncer) del aparato genital masculino (Próstata, testículos, pene), tumores de las glándulas adrenales o supra-renales y algunos tumores del retro-peritoneo.

Ir a Uroncología

Procedimientos

La nefrectomía parcial es actualmente el tratamiento de preferencia para muchas personas con cáncer de riñón en etapa inicial.

A menudo se realiza para extirpar tumores individuales (que midan menos de 4 cm de ancho). También se puede hacer para extraer tumores de mayor tamaño (de hasta 7 cm de ancho). Los estudios han demostrado que los resultados a largo plazo son aproximadamente los mismos que los que se obtienen cuando se extirpa el riñón por completo (nefrectomía radical, en ésta operación, el cirujano extirpa el riñón por completo, la glándula suprarrenal unida, los ganglios linfáticos adyacentes y el tejido adiposo que rodea al riñón).

La mayoría de las personas pueden funcionar bien con solo un riñón. El beneficio obvio es que el paciente mantenga la mayor parte de su función renal.

Cirugía para extirpar toda la próstata y parte del tejido que la rodea. También se pueden extraer ganglios linfáticos cercanos.

En una prostatectomía retropúbica radical, se hace una incisión (corte) en la pared del abdomen inferior. En una prostatectomía perineal radical, se hace una incisión (corte) en el perineo (el área entre el ano y el escroto).

En una prostatectomía laparoscópica radical, se hacen varias incisiones (cortes) en la pared del abdomen. Un laparoscopio (instrumento delgado en forma de tubo con una luz y un lente para observar) se introduce a través de una abertura para guiar la cirugía. Los instrumentos quirúrgicos se introducen a través de las otras aberturas para llevar a cabo la cirugía.

La cistectomía radical consiste en la extirpación completa de la vejiga enferma para intentar la curación de su enfermedad y la desaparición de los síntomas derivados de ella.

Habitualmente se plantea la necesidad de su extirpación por padecer un carcinoma en esta localización. Muy raramente se hace necesario por otras causas, fundamentalmente hemorrágicas.

Este es un tumor benigno que crece en la próstata y obstruye el cuello de la vejiga, dificultando o impidiendo la micción.

En la intervención se extrae el “adenoma” y no toda la próstata. Se realiza habitualmente bajo anestesia general, o locorregional a través de una incisión en el abdomen por encima del pubis.

Varicocelectomía: Procedimiento que consiste en la ligadura de los vasos venosos del cordón espermático que se encuentran dilatados, ocasionando signos y síntomas tales como el dolor testicular crónico, la atrofia o pérdida de volumen testicular y en un gran número de pacientes en edad reproductiva, la presencia de alteraciones en el semen y/o infertilidad masculina secundaria.

Orquiectomía: Es un procedimiento quirúrgico que puede ser considerado como terapia hormonal en el tratamiento del cáncer de próstata. Su propósito es el de detener la producción de testosterona. Al extraer los testículos, los niveles de testosterona caen dramáticamente, lo que permite reducir alguno de los síntomas del cáncer de próstata.

Entre las plásticas de uretra se presentan la estenosis uretral, son procesos muy frecuentes que se desarrollan como consecuencia de traumatismos (introducción de instrumentos o cuerpos extraños en la uretra, fuerzas externas, “piercing” uretral etc.) o a infecciones (uretritis), afectan primordialmente a los varones dada su longitud uretral y cursan con estrechamiento de la luz uretral, secundario a un proceso cicatricial del cuerpo esponjoso (espongiofibrosis), de longitud y profundidad variable; pueden ser únicas o múltiples y afectar a cualquier segmento uretral.

Es un procedimiento relativamente sencillo que se lleva a cabo en varios escenarios. Su realización debe hacerse en manos expertas, en nuestro consultorio este constituye un motivo frecuente de consulta, pues tenemos excelentes resultados quirúrgicos.

Patologías

Los cálculos de la vía urinaria son muy frecuentes en ciudades cálidas. Conllevan una gran cantidad de consultas pues producen dolor y a largo plazo pueden dañar el riñón. En la actualidad estos cálculos pueden tratarse con láser o con cirugía endoscópica (mínimamente invasiva) a través del tracto urinario.

La recuperación es rápida y los resultados excelentes.

Además del cáncer de próstata a este órgano puede ocurrirle un crecimiento benigno con el paso de los años.

Este crecimiento genera molestias para orinar, como aumento en la cantidad de veces que se orina al día, frecuentes despertares nocturnos para ir al baño y disminución del calibre del chorro entre otras. El tratamiento temprano con cirugías sencillas y mínimamente invasivas (incluido el láser) pueden mejorar considerablemente los síntomas. En algunos otros pacientes es posible realizar tratamiento con medicamentos.

Es una consulta frecuente en la que los urólogos están especializados.

El manejo de las infecciones en la mayoría de las veces requiere mas que el tratamiento antibiótico, con consultas de orientación acerca de los hábitos urinarios, profilaxis antibiótica y algunos exámenes diagnósticos para individualizar la causa de estas.

Es una patología molesta que aqueja a muchas mujeres y también algunos hombres.

El tratamiento en la actualidad es sumamente completo e individualizado, abarcando desde medicamentos, laser, terapia de rehabilitación de piso pélvico y cirugía mínimamente invasiva.

Muchas enfermedades generan una dilatación del tracto urinario y por ende llevan a un daño de la función renal. La causa de esta dilatación debe buscarse en cada paciente para así ofrecer un tratamiento temprano.

El varicocele es la dilatación de un plejo de venas que rodean ambos testículos. Cuando las venas se agrandan pueden generar dolor, molestias e incluso conllevar a infertilidad. Cuando los varicoceles alcanzan cierto tamaño requieren de cirugía, la cual debe ser realizada con elementos de magnificación (lupas) para evitar que vuelvan a aparecer.

Contamos con los elementos quirúrgicos necesarios para la realización de este procedimiento, con excelentes tasas de curación.

Un problema silencioso y más frecuente de lo documentado, a los 40 años se calcula que 3 de cada 10 hombres presentan algún grado de disfunción eréctil. Consultar puede ser difícil pero es una de las áreas de la urología que más desarrollo ha tenido en los últimos años, con altísimas tasas de satisfacción por parte de los pacientes.

Existen medicamentos de última generación con excelentes resultados.

En la actualidad la infertilidad masculina es casi igual de frecuente que la femenina. La calidad de los espermatozoides depende de muchos factores y estos deben ser estudiados a fondo para descartar las causas.

Se considera prudente consultar también al especialista urológico cuando hay problemas a la hora de concebir.

Todos los brotes, cambios en la coloración o lesiones en los genitales masculinos (pene, escroto, región perianal y regiones inguinales) deben ser vistos por el urólogo. Existe la posibilidad de que se traten de enfermedades contagiosas que van a necesitar tratamiento con medicamentos. En algunos otros casos las lesiones van a necesitar una fulguración o resección quirúrgica.

No hay que olvidar que la consulta temprana puede excluir algunas lesiones que sean precursoras de cáncer.

Pedir Cita